Historias floridanas: Cuando los militares mataron a una niña de 13 años en La Florida

Recuerdo que el sábado recién pasado con los muchachos del PC (Pato Cabezón), MIR (Guaton Rubén) y PScomandantes (yo). Habíamos acordado un plan para esas protestas en nuestras históricas Poblaciones Las Araucarias y Los Copihues (,ex toma Campamento Unidad Popular).

Después el Reina me reemplazaría ya que un apendicitis me obliga a acudir a la Posta, para ser operado de urgencia en la madrugada del lunes 30, enviándome a casa durante la mañana del Martes 1, de tal forma que Urgencia de hospital estuviera despejada para las protestas del miércoles 2 y jueves 3 de Julio de 1986.

Esa mañana del 2 de julio desde mi casa junto a mis hermanos pequeños escuchábamos el alboroto de la calle, mi hermana Pamela Ortega había salido temprano a sumarse a brigada de primeros auxilios que apoyaba las históricas jornadas de protestas en Los Copihues y Las Araucarias, en especial en el punto de mayor combatividad Avenida La Florida con el Canal (av el parque) el mismo lugar donde durante esa mañana un Camión Militar que patrullaba y uno de sus miembros percuto su arma, disparo que recorrió 300 metros para dar muerte a la pequeña Nadia Fuentes de 13 años, quien salía del Almacén del Pato luego de comprar pan.

Nunca vi con tanta rabia salir de mis mis vecinas y vecinos, volcándose a la calle en medio de ese toque de queda impuesto por la Dictadura Cívico Militar de Pinochet .Hasta yo convaleciente y todo me asome a la vereda.

Las protesta en la Villa Francia

Nadia murió inmediatamente, mientras en otro punto de Santiago, Carmen Gloria y Rodrigo eran quemados vivos por una patrulla militar, Rodrigo Rojas fallecería el día 6 de julio, el mismo día, en que nosotros enterrábamos a la pequeña Nadia del Carmen Fuentes Concha, del pasaje Los Retamos.

No existe el perdon ni el olvido!!!

Escrito por: Juan Ortega Vidal

Fotos del muro de Saucke Atak

quillayino

Somos un portal de noticias de la comuna de La Florida, que informamos a nuestra comunidad desde un punto de vista ciudadano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *