Actualidad Salud

Dirigente que tuvo participación heroica en aluvión de 1993 arriesga destitución por parte del municipio de La Florida

Faltaban veinte minutos para las 11 de la mañana del día lunes 3 de mayo de 1993. Leonardo Parraguez estaba con sus colegas, atendiendo pacientes en la posta rural de Las Perdices en La Florida, cuando un ruido ensordecedor los dejó mudos. Corrieron a la calle a ver qué pasaba, cuando a unas cuadras sus ojos vieron el río de barro gigante que arrasaba con todo. L@s funcionari@s  de Las Perdices no lo pensaron dos veces, se lanzaron a rescatar a las personas que venían atrapadas en el alud.

El aluvión de la Quebrada de Macul ha sido uno de los desastres naturales más grandes que han azotado a la Región Metropolitana. Con un saldo de 26 fallecidos y 8 desaparecidos se constituye en la peor tragedia para la comuna de La Florida, que junto a Peñalolén debieron atender, posteriormente, las necesidades de más de 32 mil damnificad@s.

Ese día, Leonardo lo recuerda como una película. Las primeras horas estuvieron dedicadas al rescate de las personas más afectadas. “Hubo mucho paciente grave que tuvo que ser trasladado en forma urgente, varios murieron, También sacamos personas fallecidas del barro. Todo muy impactante”. Al pasar los días, las probabilidades de rescatar del barro personas con vida se volvió más difícil y con esa situación se acentuó la crisis emocional de las familias, “entonces la contención fue la principal tarea”.

En las semanas y meses posteriores, las y los funcionarios de la posta de Las Perdices cumplieron un activo rol de apoyo para las fuerzas armadas y las y los voluntarios que llegaban hasta el lugar para lidiar con el barro endurecido, hasta convertirse en algo muy parecido al cemento, para buscar cuerpos y enceres de valor para los damnificados, despejar las calles y otras labores del lento camino hacia la reconstrucción.

Así transcurrió un largo tiempo,”mis compañer@s y yo seguimos durante meses vacunando a las y los voluntarios, conteniendo a las y los afectados, atendiendo a las personas que se lesionaban en esa labor tan extrema de buscar en el barro endurecido. Esa experiencia sin duda nos marcó sobre la importancia de nuestro rol como trabajador@s de la salud pública y me fortaleció como dirigente”.

Leonardo, entró como funcionario de la APS en el año 1985, asumiendo la labor dirigencial en varios periodos de su vida laboral, destacando siempre por su compromiso a toda prueba ante las necesidades de sus compañer@s y de l@s usuari@s, tal como lo demostrara en medio del aluvión de la Quebrada de Macul.

En unos días más se cumplirán 26 años de esta tragedia. El municipio de La Florida en vez de destacar la labor de quienes estuvieron ahí para entregarlo todo por la comunidad, pretende destituir a Leonardo cuestionando acciones de su propia labor dirigencial. Como Confusam estaremos al lado de quienes, como Leonardo, siempre han estado junto a sus compañer@s y su comunidad pese a todo.

Para la presidenta nacional del gremio de la APS, Gabriela Flores, esta situación es grave “no vamos a tolerar que se siga persiguiendo a los dirigentes por cumplir con su labor, que es defender los derechos laborales. Hay municipios que no están entendiendo el respeto que se le debe tener a las y los dirigentes como actores fundamentales en la construcción de una salud más digna para usuari@s y funcionari@s y aquí estaremos como Confusam para apoyarlo siempre”.

confusam.cl

Loading...

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *