La Inteligencia Artificial es una disciplina dentro de la cual hay tan pocos expertos, que en ocasiones parece que no se alcanzasen innovaciones revolucionarias.

Especialmente en estos momentos en los que paradigmas como la lógica difusa y la metaheurística se encuentra trabajando en problemas de optimización, la sensación de que los modelos computacionales se estancan crece en una población que en cierta medida permanece ajena a la complejidad que estas metodologías albergan.

A pesar de estos contratiempos, la investigación continúa su flujo natural y claro ejemplo de esto es el prototipado de GrillBot, una solución que podría cambiar el funcionamiento de los restaurantes hasta donde los conocíamos.

GrillBot: Todo lo que deben saber

La frase de que los robots dominarán el mundo algún día se vuelve poco a poco más real o al menos eso intentan demostrarnos ingenieros de la Universidad de Boston, que han logrado implantar a través de Inteligencia Artificial, la capacidad de cocinar a un robot de cocina tradicional.

Este hecho que parece irrelevante en un principio lleva detrás todo un proceso de implantación de conocimiento experto en la programación de la computadora, puesto que aunque un robot de cocina es capaz de mezclar ingredientes no cuenta con la capacidad humana de seguir una receta, cosa que GrillBot ha logrado hacer, tratando de emular combinaciones de ingredientes tan emblemáticas como las de doggis

GrillBot fue entrenado mediante condicionamiento operante, de modo que por cada acierto, el robot recibía un incentivo o recompensa, también llamado refuerzo positivo, que en computación consiste en introducir códigos que se traducen como aciertos, permitiendo la introducción de nuevas reglas para aprender nuevos movimientos.

Concretamente, GrillBot es un experto en la preparación de hot dogs, algo que cabría esperarse puesto que es una de las recetas de comida rápida más rápidas y fáciles de hacer. Por lo tanto, la secuencia comportamental de este chef robótico es la siguiente: 1. Cocción de la salchicha 2. Colocación de la salchicha en el bollo 3. Colocación de los toppings.

A esta secuencia se le incluyen parámetros como la presencia de gravedad, el patrón de movimientos o la detección de objetos. Cada uno de ellos con su etiqueta correspondiente que ha de ser enseñada a GrillBot, de tal manera que previo a saber colocar la salchicha en el grill, debió aprender qué era un grill.

El futuro de la comida

Hasta fecha de hoy, un gran número de industrias se encuentran robotizadas, por lo que un avance tan importante como GrillBot podría suponer un cambio radical en los restantes del futuro, en los que los robots podrían llegar a suplantar a cocineros, pinches y camareros, con la eficiencia y mayores condiciones de higiene que eso podría provocar.

La única cuestión que quedaría por resolver es si, a pesar de ser capaz de cocinarlos, GrillBot produce hot dogs tan deliciosos como los que se compran en las franquicias de doggis o por el contrario le queda perfeccionar la receta que le ha sido codificada.

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.