Jugar a la pelota en muchos barrios en los años 90 era la principal atracción para niños y jóvenes, que veían en esta actividad callejera un momento de diversión, en que todos los amigos del barrio nos reunimos atrás de un balón.

En la Población Los Quillayes no era la excepción, específicamente en el sector 1 y 2, donde cada día se jugaban luchados partidos para saber quién era el mejor equipo del día.

Antes de las famosas multicanchas existían canchas improvisadas que uno las imaginaba como los grandes estadios de los famosos clubes de fútbol.

Siempre en los grupos de jugadores de barrio existen algunos que sobresalen de la mayoría y que se transforman muchas veces en los líderes de los equipos que van a enfrentarse.

Uno de ellos era el famoso «Makanaky», quien heredó este apodo de Cyril Makanaky, mítico jugador de la Selección de Camerún que disputó la Copa del Mundo Italia 90.

Aunque era de estatura baja, su rapidez, garra y talento lo hacían uno de los mejores jugadores de nuestra generación. Incluso su talento lo llevó a estar en inferiores de equipos profesionales.

En el caso de «Chico Edgardo» tenía muy buen juego con el balón, una creatividad para burlar a sus adversarios y un espíritu de lucha que lo demostraba hasta el ultimo segundo de partido.

Cuando se enfrentaban el uno con el otro era como ver a Oliver Atom enfrentarse a Steve Hyuga de los Super Campeones, porque incluso salían jugadas extraordinarias que solo se dieron en esas pichangas y nunca más.

Hace muchos años Edgardo se fue de nuestra Población y hace una década si mal no recuerdo Makanaky hizo lo mismo.

Aunque, hace muchos años nos los veo espero donde estén el viento de la vida sople a su favor y les agradezco por ser las grandes figuras de nuestras pichangas de barrio que nos hicieron tan felices.

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.