Actualidad Opiníón

OPINIÓN: Si Alemania tuvo a Hitler, Brasil tiene un Bolsonaro, ¿por qué La Florida no podría tener un Cárter?

Marcela Abedrapo
Concejala de La Florida

Hoy Cárter da a conocer su rabia contra los delincuentes declarando “si hubiera tenido un arma los despacho”, y el día anterior se anunciaba el cierre del centro comunitario de La Florida porque la corporación municipal no pagó las cotizaciones previsionales de los trabajadores. Esto hace recordar que en la primera campaña presidencial en que participó Piñera anunció que a los delincuentes se les acabaría la fiesta, y los índices delictivos fueron los más altos en 50 años.

En el siguiente gobierno de Bachelet los índices delictivos tendieron a la baja, con una tímida curva descendente, que se explicó por el incentivo del Estado a la participación de la comunidad para transformar a los pobladores en activos actores de su propia seguridad, destinando recursos históricos para la recuperación de barrios en abandono, implementando políticas de reinserción enfocadas en el tratamiento colectivo y no sólo individual, y en la coordinación efectiva de la comunidad con las instituciones como carabineros, PDI, fiscalía, etc., en los Consejos de Seguridad Comunal. Se había logrado avanzar, pero el proceso para evidenciar resultados es lento.

La gente deseosa de soluciones rápidas no evaluó bien el gobierno. Eligen nuevamente a Piñera.

En un año de gobierno de Piñera los índices delictivos vuelven a aumentar, ¿Sorprende? Lamentablemente no. Primero porque se recortaron los recursos destinados en el gobierno anterior para el incentivo de la participación de la comunidad, se enfoca la política pública en materia de seguridad en el delito de menor escala y no en el de envergadura mayor, se apunta la criminalización del consumo de estupefacientes y no en la desarticulación de la red de narcotráfico que controla más del 90% del mercado de drogas ilegales en Chile. Botón de muestra: el orgulloso sicario y narcotraficante “Popeye”, discípulo de Pablo Escobar, se asienta en chile con un negocio de venta de poleras, al mismo tiempo en que hacía público su apoyo a Piñera en la pasada campaña presidencial y hoy vende tranquilo en Estación Central.

Cuando la autoridad está preocupada de la percepción de seguridad más que de la seguridad misma, se enfocan los recursos en la militarización de las policías, se anuncian con muchas luces los comandos junglas y se realizan cosas absurdas como que todos los vehículos de la Municipalidad de La Florida se pinten con el logo de seguridad ciudadana aunque estén destinas a aseo y ornato o al simple traslado de personal para otras funciones.

Suceden cosas absurdas y terribles, como que por el no pago de cotizaciones previsionales el SENAME se ve en la obligación de quitarle el reconocimiento al único Centro Comunitario de la Florida, que atendía a los niños derivados de todos los jardines infantiles públicos, niños y jóvenes derivados de los colegios municipales, y a una población vulnerable en extrema pobreza que se calcula de 22.000 personas (con alfabetización, nivelación de estudios, apoyo escolar, inserción laboral, programas de capacitación y autoempleo, etc.) 

La pérdida de este espacio tiene de luto a la comuna. ¿Qué pasará con esos jóvenes? Ya decíamos nosotros que debían existir al menos cinco centros comunitarios como este, para poder abarcar las necesidades, y por la irresponsabilidad de la Municipalidad nos cierran el único que teníamos. Con qué cara el alcalde puede hablar en la prensa luego del asalto que sufrió de “desgraciados hijos de puta” y que “si hubiera tenido un arma los despacho”, cuando él no cumple con su responsabilidad mínima de asegurar un espacio esencial para quitarle al narcotráfico los jóvenes, e incluso niños, que en completa desesperanza frente a la vida se prestan para que los usen a temprana edad las grandes bandas para delinquir, y luego en ese camino prosiguen con actos delictivos que afectan a toda la población. 

No necesitamos tener un Sheriff de alcalde. Necesitamos que no abandone sus deberes y se comporte como autoridad, que se abra el Consejo Comunal de Seguridad para trabajar en serio con la comunidad y que el Centro Comunitario “Los Navíos” prosiga su trabajo y amplíe, además, esta labor a todos los sectores vulnerables de La Florida.

El mundo llora arrepentido por siempre del error de haber permitido un Hitler. La población de Brasil está evidenciando recién lo que significa tener un Bolsonaro. En la Florida estamos a tiempo de parar a Cárter.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *